miércoles, 15 de agosto de 2018

NOTICIAS - PATRIMONIO - 11-8 - Tras 2000 años, sale a la luz una biblioteca romana en Alemania


Hace 2000 años, los romanos se expandieron a lo largo y a lo ancho de Europa, llevando sus legiones y sus monedas hasta rincones tan alejados como Escocia y la actual Estonia.
por Rick Noack para La Nación
Los restos fueron descubiertos en la ciudad de Colonia y se supone
que el espacio contenía 20.000 rollos

Pero Alemania les planteaba un desafío especial. En el año 9 de nuestra era, los romanos sufrieron una vergonzante derrota en la Batalla del Bosque de Teutoburgo, cerca de la actual Hannover: nunca se repusieron, y a partir de entonces fueron empujados continuamente hacia la ribera occidental del Rin, a 80 kilómetros de Teutoburgo, que separa el norte del sur de Alemania. Siglos más tarde, los saqueadores teutones se ocuparon de finiquitar la mitad occidental del Imperio Romano. Sin embargo, los romanos se mantuvieron bastante activos en la ribera occidental, donde dejaron un ingente patrimonio de obras maestras de la arquitectura. Los arqueólogos siguen desenterrando fragmentos de esa parte de la historia alemana, y uno de los edificios más asombrosos de aquella era, la biblioteca pública más antigua de la que se tenga noticia en el país, acaba de salir a la luz.
Nota completa

domingo, 17 de junio de 2018

CENTENARIO Bauhaus: huellas del estilo alemán en América



15/06/2018 -Walter Gropius, primer director de la Bauhaus, hizo escuela en América Latina. Anticipada, Victoria Ocampo lo había reivindicado en la revista Sur.

En Perú. Josep Luis Sert, Ise Gropius, Walter Gropius, Belaunde Terry en el aeropuerto Jorge Chávez.Foto: Cátedra Walter Gropius

por Joaquín Medina Warmburg
 para revistaenie Clarin

El centenario de la Bauhaus vuelve a poner el foco en su alcance y repercusión global, así como en la relación que estas guardan con las intenciones artísticas y los presupuestos ideológicos de quien fuera su fundador y primer director, el arquitecto Walter Gropius (1883-1969). Por sorprendente que pueda parecer, en el ámbito cultural de habla hispana ha sido hasta hace poco una figura tan paradigmática como poco conocida. De esta tardía y parcial recepción de sus ideas podría deducirse, en correlación, el escaso interés de Gropius por la arquitectura y el arte de aquellos países. Pero al contrario, entre 1908 y 1969 Gropius tejió una tupida red de vínculos profesionales e intelectuales con Argentina, Cuba, España, México y el Perú. En repetidas ocasiones incluso sorprendió a sus oyentes al pronunciar inesperadamente sus conferencias en castellano. Este hecho nos remite al iniciático “Viaje de España” que el joven Gropius realizó entre 1907 y 1908 tras abandonar definitivamente su formación universitaria. Una carambola del destino hizo que a sus 24 años conociera en España al historiador del arte Karl Ernst Osthaus, quien se convirtió en su mentor. Gracias a su mediación Gropius pasó de trabajar como aprendiz en un taller de azulejos de Sevilla directamente a colaborar en el prestigioso estudio de Peter Behrens en Berlín. Lejos de constituir un episodio anecdótico y rápidamente olvidado en los inicios de la carrera de Gropius, la experiencia fabril en España permite entender mejor su posterior concepción de una escuela “antiacadémica” centrada en la integración de las artes mediante el trabajo colectivo en el taller.

Estudio Bauhaus (1932), de Horacio Coppola. Gentileza Galería Jorge Mara - La Ruche.

Antes de que con la creación de la Bauhaus las catedrales góticas y sus talleres de constructores medievales ocuparan en el imaginario de Gropius el lugar de una promesa de redención colectiva, ese anhelo –a la vez estético y social– había estado ligado a obras del Gótico mudéjar español y a los monumentales silos americanos. Entre estos últimos destacaron varios ejemplos argentinos, como los elevadores de grano Bunge & Born en Buenos Aires (1903-1904) o los del Puerto Ingeniero White de Bahía Blanca (1908), ambos incluidos en artículos, conferencias y exposiciones en los que Gropius promovió una arquitectura moderna capaz de superar el materialismo de la mera civilización técnica para simbolizar los valores trascendentes de una nueva cultura industrial. Al hilo del Amerikanismus debatido en la Alemania guillermina, los silos argentinos fueron identificados como expresiones de un genuino “arte monumental” de la era industrial, equiparable al arte de las grandes épocas de la Antigüedad, en particular a la voluntad artística del antiguo Egipto. Influyentes historiadores del arte como Karl Scheffler o Wilhelm Worringer hicieron suyas tales equiparaciones y las popularizaron también en los círculos intelectuales hispanohablantes a ambos lados del Atlántico. Así, las tesis de Worringer relativas al “americanismo de la cultura egipcia” (1927) y sobre La esencia del estilo Gótico (1925) difundidas por la Revista de Occidente de José Ortega y Gasset en Madrid, estuvieron presentes, por ejemplo, en los artículos de Alberto Prebisch en Martín Fierro. A ese mismo entorno orteguiano remite igualmente la célebre conferencia “Arquitectura funcional” pronunciada por Gropius en la madrileña Residencia de Estudiantes e incluida por Victoria Ocampo en su revista Sur en 1931. Se habían conocido en Berlín un año antes y su relación no solo se reflejó en las colaboraciones en Sur; contribuyó además a que en plena crisis económica mundial Gropius estableciera en Buenos Aires un estudio dirigido por su antiguo colaborador Franz Möller. Ocampo le procuró primeros encargos al “Estudio Gropius-Moller”, como el ambicioso proyecto de una Ciudad Balnearia en Chapadmalal para la familia Martínez de Hoz.

Esta primera incursión latinoamericana se vería finalmente frustrada en 1935 con la emigración de Gropius a Londres. Una vez instalado en los EE.UU. en 1937, su cargo al frente del departamento de arquitectura de la Graduate School of Design (GSD) de la Universidad de Harvard conllevó nuevos vínculos con América Latina bajo distinto signo político. Como otros muchos antiguos miembros de la Bauhaus, Gropius –quien adquirió la ciudadanía estadounidense en 1944– consintió e incluso promovió la difusión políticamente interesada del legado de la escuela. Un claro ejemplo son sus viajes a América Latina financiados por el Departamento de Estado de los EE.UU., en los cuales el responsable de la sección de arquitectura del GSD era avalado por la autoridad moral del fundador de la Bauhaus. En este trance fueron clave los estudiantes latinoamericanos del GSD, como ilustra el caso del arquitecto chileno Emilio Duhart: en 1947 publicó varios pasajes del texto “Idea y constitución de la Bauhaus Estatal”, en el que Gropius había resumido en 1923 los objetivos, los métodos y la organización de la escuela de Weimar. Esta publicación se enmarcó en los debates sobre la reforma de los planes de estudios tanto en la Pontificia Universidad Católica como en la Universidad de Chile. Los planes de reforma corrieron a cargo del húngaro Tibor Weiner, un antiguo Bauhäusler, quien sin embargo había sido discípulo del arquitecto suizo Hannes Meyer, sucesor de Gropius en la dirección de la escuela en Dessau. Recordemos que Gropius consideró la politización de corte marxista emprendida por Hannes en 1928 como una traición a su concepción original de la escuela.

Sin título (1931), de Grete Stern. Gentileza Galería Jorge Mara - La Ruche.

Sin embargo, las tensiones entre aquellas dos Bauhaus y sus respectivos conceptos pedagógicos, que podríamos resumir en su origen como la disyuntiva entre el trascendentalismo de Gropius y el materialismo de Meyer, acompañaron al primero en sus viajes por América Latina entre 1947 y 1968. Particularmente interesante fue esta constelación en el caso de México, a donde había emigrado Meyer en 1939, alejándose de muchas de las posiciones defendidas en Dessau y en la ex URSS. Allí se hicieron patentes también las divergencias relativas a los contenidos sociales de la arquitectura moderna. Gropius defendió su método discursivo de diseño como la clave para el trabajo en equipo característico del sistema capitalista en las democracias liberales. En 1952 dirigió una dura crítica a los mexicanos que habían participado en la construcción de la Ciudad Universitaria de la UNAM, en opinión de Gropius un conjunto fuera de escala y carente del valor monumental y trascendente de una obra colectiva.

Las opiniones vertidas por Gropius con ocasión del VII Congreso Panamericano de Arquitectos y del I Congreso Nacional de Estudiantes de Arquitectura, celebrados a finales de 1952 en Ciudad de México, fueron difundidas en La Habana por los estudiantes de arquitectura que ya en 1949 le habían invitado a Cuba. Para ellos, que en 1947 habían protagonizado la legendaria “Quema del Vignola”, el fundador de la Bauhaus era aún el adalid del antiacademicismo y de la conciencia social del arquitecto moderno. Pero esta lectura cambiaría drásticamente con la Revolución, después de la cual Gropius no volvió a pisar la isla. El crítico Roberto Segre llegaría incluso a atribuirle un neocolonialismo ecléctico y burgués. Pero irónicamente, el mismo Segre defendería algunos de los principales postulados teóricos de Gropius al reclamar para la Cuba revolucionaria una arquitectura que superara el individualismo burgués y asumiera una cualificación genérica, supraindividual del medio urbano.

Entre quienes conocían de primera mano e incluso compartieron los ideales de Gropius relativos al valor trascendente de las obras colectivas destaca el arquitecto Paul Linder, un miembro del primer grupo de estudiantes de la Bauhaus que se había exiliado en el Perú en 1938. Allí participó en la creación de la Agrupación Espacio y contribuyó a la difusión de un ideario estético moderno tanto entre los filósofos de la Pontificia Universidad Católica como los arquitectos de la Escuela Nacional de Ingenieros. Además, pudo realizar en Lima varias iglesias cercanas al Expresionismo alemán que él mismo había cultivado en el período de entreguerras. Curiosamente, abandonó esta orientación en favor de un genérico “estilo internacional” después de que Gropius finalmente accediera a visitarlo a finales de 1953. Su paso por Lima fue una sucesión de celebraciones y reconocimientos a una leyenda viva, que se extendió en la escala del viaje: San Pablo, donde Gropius fue galardonado con el Gran Premio de la Bienal de Arquitectura, premio que recibió de manos del presidente Getúlio Vargas.

A los festejos en Brasil acudieron también estudiantes y jóvenes arquitectos argentinos del entorno de la Organización de Arquitectura Moderna (OAM), quienes se ocuparon de publicar el discurso de Gropius en la Argentina, retomando así una relación que había quedado truncada y que se recuperó también gracias al impulso de la Asociación de Arte Concreto-Invención. Pero también aquí aflorarían pronto las tensiones. En 1958 los arquitectos del entorno de OAM y antiguos estudiantes argentinos en Harvard, como Jorge Enrique Hardoy o Eduardo Catalano, se encargaron de publicar en la Editorial Infinito un pequeño tomo laudatorio que recogía varios de los discursos de recepción pronunciados por Gropius con motivo de los premios recibidos en el ámbito cultural anglosajón. Al mismo tiempo, ese mismo 1958 marca un punto de inflexión en la recepción de la Bauhaus, ya que fue en ese año cuando el pintor, diseñador y teórico argentino Tomás Maldonado emprendió desde su cargo de profesor de la Hochschule für Gestaltung de Ulm una reconsideración crítica del legado de Gropius y su escuela que tendría enorme repercusión internacional. Nuevamente la crítica a Gropius y al antiintelectualismo inherente a su ideal pedagógico del taller fue de la mano de una reivindicación de los principios y métodos científicos postulados por Hannes Meyer. Esta reivindicación alcanzó su punto álgido con las revueltas estudiantiles de 1968, lo cual contribuyó a que el anciano Gropius les recriminara públicamente a los estudiantes sus modos escasamente democráticos, señalando que había sido la politización de la escuela la que en su día dio al traste con la Bauhaus.

Ese mismo 1968, Gropius viajó por primera vez a Buenos Aires para proyectar, invitado por Amancio Williams, la nueva sede de la embajada alemana. Su propuesta conjunta se frustró debido a los vaivenes políticos y al fallecimiento de Gropius unos meses más tarde. Pero que su último gran proyecto –el que habría puesto el broche de oro a su trayectoria profesional– fuera precisamente un edificio para Buenos Aires, cerraba un círculo de intereses y contactos que había venido desarrollando y cultivando desde los inicios de su carrera. Así lo entendió también Victoria Ocampo, quien en una reseña sobre la gran exposición itinerante dedicada a la Bauhaus en el cincuentenario de su creación –que recaló en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires a finales de 1970– habló de un tardío triunfo, que, sin ser propio, percibió como el reconocimiento de su época y de su generación.

Joaquín Medina Warmburg (Cádiz, 1970) es historiador y teórico de la arquitectura en Colonia. El 27 de junio, a las 19, presentará su libro Walter Gropius. Proclamas de Modernidad en el Museo Nacional de Arte Decorativo.

​La muestra en Buenos Aires

En abril de 1919, en la ciudad alemana de Weimar se fundaba la escuela Bauhaus. Su nombre surge de la unión de las palabras en alemán Bau, “construcción”, y Haus, “casa”. La Bauhaus sentó las bases de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico y también abordó de manera original la pintura, escultura, fotografía, arquitectura, urbanismo. En sus sedes, la escuela disponía de talleres de ebanistería, diseño, teatro, cerámica, tejido, encuadernación, metalurgia, vidriería, entre otros. Pero nunca se los tomó de modo tradicional.

La primera fase de la Bauhaus (1919-1923) fue idealista y romántica; la segunda (1923-1925) mucho más racionalista y en la tercera (1925-1929) alcanzó su mayor reconocimiento, coincidiendo con su traslado de Weimar a Dessau. En 1930, bajo la dirección de Mies van der Rohe, se trasladó a Berlín, donde cambió por completo la orientación de su programa de enseñanza. Fue entonces cuando, ante el acoso del nazismo, se cerró la escuela y muchos de sus integrantes, entre ellos el mismo Walter Gropius (primer director entre 1919 y 1928), se instalaron en Estados Unidos para seguir con sus proyectos. Crearon, entre otras, la escuela de Chicago.

Durante 2019, la Bauhaus cumple un siglo. Una muestra itinerante que se inaugura en Buenos Aires es el comienzo de los festejos del centenario de la escuela que sigue influyendo en todas las áreas. “El mundo entero es una Bauhaus” es el título de la exposición (que continuará en Ciudad de México y arribará en Karlsruhe el año próximo). La muestra se inaugurará el 22 de junio en el Museo Nacional de Arte Decorativo con organización del Instituto Goethe de Buenos Aires, Ministerio de Cultura de la Nación, Instituto para las Relaciones Culturales Internacionales y la embajada de Alemania en Buenos Aires.

martes, 24 de abril de 2018

Patrimonio edilicio. Responsabilidad indelegable del estado - PATRIMONIO



Por Arq. Nani Arias Incollá 






El patrimonio cultural es una herencia del pasado que le pertenece a la comunidad en su conjunto. 
El siglo XX aportó el concepto de valor cultural y consolidó una mirada amplia y plural del patrimonio, valorando no sólo su dimensión material sino también la inmaterial.

El acceso al patrimonio cultural y su disfrute como un derecho humano es un criterio necesario y complementario de la preservación y salvaguarda del mismo. 
Debemos entender que las generaciones presentes tienen el derecho y el deber de conservar el patrimonio cultural en todas sus manifestaciones, en tanto que las generaciones futuras tienen el derecho de heredarlo.

El derecho al patrimonio cultural se caracteriza por ser un derecho absoluto, por cuanto todos pueden ejercerlo directamente sin ninguna limitación, mas bien para su ejercicio pleno, la ley establece limitaciones y restricciones específicas al ejercicio de otros derechos y libertades; es difuso porque su titularidad no solo corresponde a los ciudadanos individualmente sino también a la colectividad, lo que sienta las bases de legitimidad para su defensa. 
Por lo tanto, también es un derecho social porque pertenece a la sociedad en su conjunto, y su afectación implica una acción de incidencia colectiva.

La Constitución, al regular el patrimonio lo reconoce como un derecho público dentro de los derechos fundamentales del ordenamiento jurídico constitucional. 
Dentro de su alcance, está el exigir al Estado determinadas prestaciones para garantizar su pleno goce y evitar cualquier acto que lo afecte. 
Es decir, impone al Estado, tareas u obligaciones destinadas a conservar los bienes culturales y a realizar acciones destinadas a ese fin.

El
(1) artículo 41° de la Constitución Nacional consagra el principio y el deber de preservación del patrimonio natural y cultural, de manera que forme parte de las políticas a desarrollar por el Estado, en vistas a su protección.

Respecto a la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, en numerosos artículos consagra el principio de conservación del patrimonio histórico y cultural, la memoria y la historia de la ciudad y sus barrios y garantiza su recuperación y difusión cualquiera sea su régimen jurídico y titularidad. Expresamente en el (2) artículo 27° " la Ciudad de Buenos Aires, desarrolla en forma indelegable una política de planeamiento y gestión del ambiente urbano integrado a las políticas de desarrollo económico, social y cultural que contemple su inserción en el área metropolitana " y dispone el deber de preservar el patrimonio natural, arquitectónico y urbanístico.



Casa de la Cultura  (ex DIARIO DE LA PRENSA). Avda de Mayo 567/575

En virtud de la Ley 24.594, la entonces Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos lo declaró en 1995 Monumento Histórico Nacional.

Mediante el Decreto 437/97, la Avda. de Mayo, en la cual se ubica el edificio La Prensa, fue declarada Lugar Histórico Nacional, en virtud de sus valores urbanístico, arquitectónico y cultural, hito trascendente del desarrollo de la ciudad de Buenos Aires, testimonio vivo del espíritu de progreso que impregnara los actos de la generación del 80 y uno de los espacios simbólicos de mayor carga emotiva del país.

La ley 12.665 que crea la mencionada Comisión establece que es función de la Comisión Nacional llevar un registro público de los bienes protegidos, en los que se encuentran las categorías de Monumento Histórico Nacional y Lugar Histórico Nacional, categorías que, según lo expresado precedentemente, detenta el edificio de La Prensa.

El art.5o de la Ley 27103 /14, que modifica y actualiza a la Ley 12.665, establece que "los bienes protegidos en los términos de esta ley no podrán ser vendidos, ni gravados ni enajenados por cualquier título o acto, ni modificado su status jurídico sin intervención previa de la Comisión Nacional. 

A partir de ser consultada, la Comisión cuenta con un plazo de 60 días hábiles, computados a partir de la fecha en que los interesados soliciten autorización, para emitir su dictamen vinculante".

En cuanto al nivel de protección jurisdiccional de la CABA, el edificio se encuentra ubicado en la APH 1, ámbito urbano de alto significado patrimonial, ya que comprende parte del antiguo casco histórico, como así también el tradicional eje cívico-institucional de la ciudad, ambos articulados por la Plaza de Mayo, que forma parte indisoluble de los mismos.

Según el Código de Planeamiento Urbano de la ciudad tiene asignado un nivel AP1. 

Esta protección se otorga a aquellos edificios de carácter singular que,por su valor histórico, arquitectónico ,urbanístico o simbólico caracterizan su entorno o califican un espacio urbano o son testimonio de la memoria de la comunidad. Posee nivel de protección Estructural, es decir inhabilita a cualquier tipo de modificación a su estructura original, fachadas, tipología , velando por su preservación. 
Todo proyecto modificatorio deberá contar con visado previo de la DGIUr.

Se aclara, finalmente, que el Decreto 1382/2012 que crea la Agencia de Administración de Bienes del Estado, detalla en su artículo 8o las numerosas funciones que dicha agencia posee sobre los bienes del Estado, entre ellas adquisición y enajenación. 

Dicha normativa excluye en su artículo 3o "a los bienes que integran el patrimonio cultural, histórico y natural del Estado Nacional, que se regirán por las normas específicas que le son aplicables. 
Es decir, el edificio de La Prensa, en tanto Monumento Histórico Nacional y Lugar Histórico Nacional, no se encuentra comprendido en los supuestos de la ley ni tiene la AABE ninguna facultad respecto de él.

Se destaca el Plan de restauración y puesta en valor del edificio, llevado a cabo entre los años 2001 y 2007, interviniendo importantes salones y equipamiento, incluso los subsuelos que fueron convertidos en salas de exposiciones. Esto redunda en beneficio social y el goce de estos espacios culturales por parte de los ciudadanos.

ubicación:


vista 360° exterior



video


Edificio Bolivar 1 (ex Palacio Municipal). Avda. de Mayo 525.

El edificio ocupó un lugar esencial en la iniciativa del gobierno de la ciudad. 

Al igual que el edificio de La Prensa este inmueble se encuentra protegido en virtud del Decreto 437 /97 que considera a la Avda. de Mayo como Lugar Histórico Nacional y recibe, en consecuencia, la protección de la Ley 12.665      (actual 27.103/14).

También, de conformidad con el Código de Planeamiento Urbano detenta protección por estar ubicado en la APH 1, Área de Protección Histórica. 

Posee nivel de protección Estructural, es decir inhabilita a cualquier tipo de modificación a su estructura original, fachadas, tipología, velando por su preservación. 
Todo proyecto modificatorio deberá contar con visado previo de la DGIUr.

Por otra parte la esquina, donde se ubica la entrada del Palacio, fue declarado Sitio Histórico de Buenos Aires, por ley 4290/ 2012 de la ciudad de Buenos Aires en los términos del artículo 4o inciso a) de la ley 1227, luego de haber sido encontrado,a partir de un rescate arqueológico en el año 2005, el hall y la escalera original del acceso principal.

Si bien este edificio no está declarado MHN, no se puede negar el valor de acompañamiento que tiene junto al edificio de La Prensa, ambos constituyen un fragmento urbano de gran presencia y homogeneidad, de alto valor simbólico y parte indisoluble de la identidad cultural de la Avda. de Mayo. 

En virtud de ello, se le extienden las mismas garantías de protección que impone la Constitución Nacional, en su artículo 41o y la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires en sus artículos 26 y 27.

Se interpreta que este edificio es un bien que integra el patrimonio cultural e histórico del Estado Nacional por lo que se rige por las normas específicas que le resulten aplicables y no tiene la AABE ninguna facultad respecto a él.

A modo de conclusión, entendemos que es misión indelegable del Estado conservar y proteger los edificios de valor patrimonial de su propiedad. 

Su enajenación, como expresa el Dr. Oscar De Masi “redundaría en la privación o inaccesibilidad respecto de un activo cultural en perjuicio del interés colectivo y de la memoria identitaria”.
ubicacion


vista 360° exterior


video
Notas 
(1) Artículo 41: Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo.
(2) Artículo 27 La Ciudad desarrolla en forma indelegable una política de planeamiento y gestión del ambiente urbano integrada a las políticas de desarrollo económico, social y cultural, que contemple su inserción en el área metropolitana. Instrumenta un proceso de ordenamiento territorial y ambiental participativo y permanente que promueve: 1. La preservación y restauración de los procesos ecológicos esenciales y de los recursos naturales que son de su dominio. 2. La preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico, arquitectónico y de la calidad visual y sonora. 3. La protección e incremento de los espacios públicos de acceso libre y gratuito, en particular la recuperación de las áreas costeras, y garantiza su uso común. 4. La preservación e incremento de los espacios verdes, las áreas forestadas y parquizadas, parques naturales y zonas de reserva ecológica y la preservación de su diversidad biológica. 5. La protección de la fauna urbana y el respeto por su vida: Controla su salubridad, evita la crueldad y controla su reproducción con métodos éticos. 6. La protección, saneamiento, control de la contaminación y mantenimiento de las áreas costeras del Río de la Plata y de la cuenca Matanza-Riachuelo, de las subcuencas hídricas y de los acuíferos. 7. La regulación de los usos del suelo, la localización de las actividades y las condiciones de habitabilidad y seguridad de todo espacio urbano, público y privado. 8. La provisión de los equipamientos comunitarios y de las infraestructuras de servicios según criterios de equidad social. 9. La seguridad vial y peatonal, la calidad atmosférica y la eficiencia energética en el tránsito y el transporte. 10. La regulación de la producción y el manejo de tecnologías, métodos, sustancias, residuos y desechos, que comporten riesgos. 11. El uso racional de materiales y energía en el desarrollo del hábitat. 12. Minimizar volúmenes y peligrosidad en la generación, transporte, tratamiento, recuperación y disposición de residuos. 13. Un desarrollo productivo compatible con la calidad ambiental, el uso de tecnologías no contaminantes y la disminución en la generación de residuos industriales. 14. La educación ambiental en todas las modalidades y niveles.

sábado, 10 de febrero de 2018

El Panteón, uno de los mayores logros de la arquitectura

PATRIMONIO - VIAJES
OperativoVerano2018 
Se ubica en el centro de Roma. Se finalizó el año 126 d.C. y mide 43,30 metros de altura. En su cúpula tiene un orificio de 9 metros de diámetro.
publicado en Cadena 3
Mirá las fotos
El Pateón de Roma
El Panteón, un edificio con una cúpula que inspiró al mundo
El Panteón, un edificio con una cúpula que inspiró al mundo

Celeste Benecchi, enviada especial de Cadena 3 a Europa por el Operativo Verano, visitó el Panteón, uno de los mayores logros de la arquitectura romana y del mundo.


El edificio se ubica en el centro de Roma y mide 43,30 metros de alto y en su imponente cúpula cuenta con un orificio de 9 metros de diámetro que es la única abertura que tiene, además de la gigante puerta.



Cuando llueve, 22 orificios en el piso que son imperceptibles hacen que el agua drene rápidamente.

Fue construido por el emperador Adriano entre los años 118 y 126 d.C. y su nombre significa "El tempo de todos los dioses".



Se encuentra en un estado de conservación impecable y actualmente funciona como una iglesia.





Muchos reyes de Italia tienen su tumba en el Panteón, al igual que el pintor y arquitecto Rafael.



El lugar es de acceso libre y gratuito y cierra a las 18.



La cúpula es de hormigón y el resto del edificio de mármol, piedra y ladrillo. No utilizaron acero para la edificación.

Informe de Celeste Benecchi.

martes, 30 de enero de 2018

Puerto Madryn: una casa de patrimonio histórico en riesgo de demolición

29- 1-2018
La "Casa Grimm", patrimonio histórico de la ciudad en riesgo de demolición

publicado por La Nacion
En Puerto Madryn, una vivienda declarada como parte del patrimonio histórico de la ciudad desde el año 1998 por medio de la ordenanza 2822, podría ser demolida. 
Patricio Castillo Meisen, vicepresidente del Centro de Estudios Históricos y Sociales de Puerto Madryn, dijo a LA NACIÓN que: "Hace dos años que la casa está abandonada y la falta de control del gobierno municipal lleva a querer demoler este patrimonio".

La "Casa Grimm", como es conocida, está ubicada en la Avenida Julio Roca 521. 
Lleva ese nombre por el apellido de quienes fueron sus primeros habitantes. Guillermo Ebene, arquitecto y urbanista, secretario del Centro afirma que: "Esta casa es un hecho representativo de lo que va a venir. 
Queremos concientizar sobre lo que está pasando en la ciudad".

Esta viviendo perteneció a Frieda Dora Klüver y su esposo Rudolf Henry Grimm. Alemanes que vinieron en el año 1907 a la Argentina a trabajar a la empresa Braun & Blanchard, luego transformada en la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (La Anónima).

Frieda Dora Klûver de Grimm, el día de su arribo a Puerto Madryn. Leía las cartas con un pañuelo en la mano porque lloraba. Dejo un link para quienes interese de las cartas que escribió durante su viaje de Alemania a Puerto Madryn, su casamiento y sus primeros meses en Madryn. Crédito: Facebook Madryn Olvidado
El señor Grimm fue concejal de la ciudad de Puerto Madryn, presidente interino del Consejo Municipal en el año 1918 y presidente en los años 1935 y 1936. Según los vecinos, siempre fue una persona comprometida con su pueblo desde los comienzos de su historia.
Sus habitantes
La vivienda fue construida por Grimm en el año 1909. La familia vivió en ese lugar por más de 30 años y luego, fue vendida a Alejandro Varni y su esposa Ada Faccioli.
Después, pasó al patrimonio de la familia de Mario Rapoport que conservó la edificación original, adicionado otras construcciones de mampostería sin alterar la construcción original.
Desde hace más de 10 años la propiedad pertenece a la Fundación Perez Companc. Actualmente, su fachada se conserva prácticamente inalterada. Aún tiene su construcción original chapa y madera.
Sin embargo, se conoce que la propiedad está en venta y el miedo de los vecinos es que quien la compre edifique y no respete lo que dicta la ordenanza. El presidente del Centro dice que "el avance demográfico de Puerto Madryn llevó a derrumbar varias propiedades declaradas patrimonio histórico" pero que aún es un "hecho que se puede prevenir".
Vecinos piden por la histórica "Casa Grimm", que corre riesgo de desaparecer
La Casa Grimm
El nieto del primer propietario de la vivienda, Guillermo Grimm, relató al Facebook Madryn Olvidado que su abuelo junto a Roberto Gómez, gerente de la empresa Braun & Blanchard, adquirieron esos terrenos y comenzaron a edificar viviendas gemelas con el mismo plano.
El constructor fue Antonio Civitarreale con la ayuda de su hijo. Contó que la construcción de las paredes fue "relativamente rápido". Se colocaron los techos de madera oblicuos y los ornamentos con vista a la costanera y el mar.
El comedor tiene dos ventanas que miran a un costado y hacia la parte trasera del terreno. El dormitorio es amplio y también tiene mucha luz, con vista al mar y al norte para aprovechar el sol de la tarde.

En diciembre de 1908 mi padre compró un terreno en la playa y construyó un chalet, Como mi madre llegaría para fines de abril(1909),se tenía que construir de inmediato,La casa estuvo lista para la llegada de mi madre y fue una gran alegría!- Frida Grimm de Bertramm Crédito: Facebook Madryn Oculta
Además tiene una enorme cocina con despensa en el sótano y, finalmente, el cuarto de baño.
En el patio construyeron un cuarto de lavado y una habitación para huésped con un pequeño armario.
Pedido de preservación y restauración
En 2016, el Centro de Estudios Históricos y Sociales de Puerto Madryn junto con el Colegio de Arquitectos de la ciudad, envió una nota al contador Carlos Cupi, presidente de la Fundación, solicitando que se disponga la preservación y restauración de la vivienda.
Castillo Meisen afirma que mandaron un pedido de preservación y realizaron varios llamados a la Fundación Pérez Compac y que no recibieron respuestas.
La casa es importante por sus características edilicias y sobre todo por la historia de quienes la habitaron. 
El arquitecto dice que la ubicación es primordial, por ese motivo "se quiere aprovechar el predio". Agrega: "Nosotros desde el Centro trabajamos para cuidar el patrimonio de nuestra ciudad. Tenemos una historia chiquita pero mucha sensibilidad por nuestro. Queremos que la ordenanza se cumpla".
Además, quieren preservar las actividades propias de la fundación u otorgarle otro fin social como la divulgación histórica y cultural de la ciudad.
Por otro lado, ya juntaron más de 2500 firmas en change.org, dirigida al Intendente Ricardo Sastre y a su equipo.

jueves, 25 de enero de 2018

Buenos Aires: el patrimonio en peligro.



Defensa Del Patrimonio
El que calla, otorga.
Por Sonia Berjman, historiadora urbana.

Si la Gioconda fuera argentina luciría, al menos, así:

foto 1
Muchos de los edificios, monumentos, parques y avenidas que conforman una ciudad son obras de arte que deben respetarse como tales.
El 9 de junio de 1942, poco tiempo después de que se fundara la Comisión Nacional de Monumentos, ésta declaró a la Plaza de Mayo como Lugar Histórico Nacional, al mismo tiempo que a la Plaza San Martín. Aquellos próceres de la preservación del patrimonio lo hicieron en la creencia de que las leyes serían respetadas en los tiempos por venir y en la absoluta seguridad de que la Historia debe estar presente más allá del tiempo de una generación. Se trataba y se trata de que se preserven los hechos que nos conformaron como sociedad.
Hace pocos días, y por intermedio de los medios periodísticos, me entero de una supuesta “puesta en valor” de la Plaza Fundacional de la ciudad. Ya en varias Cartas de Lectores publicadas en el año 2006 a raíz del irracional proyecto de entonces de convertirla en una plaza municipalista española de la Edad Media de apariencia postmo, me referí al atropello a nuestro patrimonio.
Decía entonces:
“La imagen que vive en el inconsciente colectivo argentino desde hace cuatro generaciones es la de la Plaza de Mayo actual: la remodelación de Carlos Thays cuando la apertura de la Avenida de Mayo en 1894. No es posible remodelarla, sino que hay que restaurarla.”
En aquellos momentos, hasta la prensa especializada extranjera se ocupó de asombrar al mundo divulgando la barbaridad que se estaba por cometer en esta ciudad del Sur de América, como la Historic Gardens Review de Londres. La reacción actual a este proyecto de cambio de un lugar histórico protegido por ley en su integridad será muchísimo más amplia y contundente.
Estos cambios que se pretenden introducir a nuestra ex Plaza Mayor, el “escenario de la vida argentina” -cómo titulamos un libro que con su historia publicamos hace décadas- deben hacerse con la anuencia de la mencionada Comisión. Desconozco si se ha seguido ese procedimiento legal. Si la consulta hubiera existido, y hubiera sido aprobada, la Comisión tiene la obligación de informar a la población dando a publicidad el informe técnico completo y fundamentado que avale estos hechos, firmado por los profesionales que hubieran intervenido. Si el Gobierno de la Ciudad está efectuando los trabajos sin el permiso de la Comisión, está actuando en una doble ilegalidad.
La Plaza de Mayo no es de nadie en particular y es de todos los argentinos colectivamente. Es el lugar más sagrado de la civilidad argentina. No se la puede atacar con continuos cambios que la alteren físicamente. ¿Por qué hay que cambiar su fisonomía, su diseño y su vegetación? ¿Quién se cree mejor paisajista que Carlos Thays? Quienes atentan contra el patrimonio ¿conocen las leyes vigentes? ¿Han hecho una consulta nacional a especialistas sobre esta transformación? ¿Han leído los libros con su historia secular? ¿O se creen tan soberbios que pueden alterar lo que es de todos los argentinos porque se les “da la gana”? ¿o hay otras cosas por atrás que no conocemos?
El primer libro que se editara sobre “Los monumentos y lugares históricos de la Argentina” (1948, por Carlos Vigil), se inicia, precisamente, con la Plaza de Mayo, dándole a este bien el primerísimo lugar que ocupa dentro del patrimonio argentino.
La Plaza de Mayo, como jardín histórico que es, tiene el carácter de obra de arte, significada por cada uno de nosotros y por todos los acontecimientos históricos que allí se conjugan.
Por sus valores materiales e intangibles, también cuenta con la protección municipal que le da su inclusión en el APH N° 1. Al respecto, el Código de Planeamiento Urbano, en su Sección 5, 4.1.2.2.1. establece:
“En el espacio propio de la plaza de Mayo sólo se permitirán trabajos de conservación y mantenimiento de los elementos preexistentes. Todo proyecto modificatorio deberá contar con visado previo del Consejo y aprobado por Ley.
a)Aceras y calzadas: Se mantendrán las dimensiones actuales de las veredas. Las aceras de piedra original deberán conservarse reponiendo las faltantes con materiales similares, previa aprobación del Consejo. Las restantes serán de mosaico calcáreo tipo vainilla color blanco.
(…)
e) Forestación: La conservación, reposición y renovación de las especies vegetales existentes se hará atendiendo no sólo a razones paisajísticas sino también históricas y tradicionales para lo cual deberá darse intervención al Consejo.
foto 2
foto 3
Me ha tocado ser testigo de la tortura y el asesinato de muchos bienes patrimoniales, entre otros casos criminales cito a los siguientes:
Invito a los lectores a buscar y anotar las fechas de cada suceso pues deberían ser inolvidables hitos de lo que NO hay que hacer:
  1. la conversión del otrora majestuoso edificio del Mercado de Abasto Proveedor en un shopping dejando sólo su cáscara exterior y atiborrado sin piedad su catedralicio espacio interior; al tiempo que se “ampliaba” el estadio de Boca Juniors, otro ejemplo señero de la ingeniería argentina en el mundo; las dos obras del Estudio Delpini, Sulcic y Bes.
  2. los silos Bunge y Born hechos polvo,
  3. la plaza Perú “más limpia” luego de la demolición de su elemento central. Esta es la única obra pública de Roberto Burle Marx en el país, pero, ni así el Intendente Domínguez la respetó.
  4. la avenida-parque General Paz, admirada como una de las mejores del mundo, sustituida por una vía rápida sin el más mínimo diseño y con la pérdida de su vegetación espectacular,
  5. el vaciamiento interior de la Casita del Botánico (otrora oficina de la Dirección de Paseos y a la vez vivienda familiar de la familia Thays) destruyendo –de paso, cañazo- la oficina del paisajista y Director de Paseos con sus muebles originales- Luego colocaron unos cartelitos en las puertas pidiendo que el público las cuide… ¡porque son históricas! ¿humor negro?
  6. la desaparición del magnífico marco semicircular de la Plaza Italia formado por las entradas de la Sociedad Rural, el Zoológico y el Botánico,
  7. la “mudanza” de monumentos y obras de arte en contrario a lo que se aconseja pues cada obra establece un diálogo con su entorno y resignifica el espacio,
  8. traslado de árboles como si fueran floreros de un living,
  9. el costoso “aggiornamento” que un ex vicepresidente de la Nación infligió a su transitorio despacho en el Congreso Nacional (y su posterior recuperación),
  10. la avenida 9 de Julio desfigurada por un Metrobús que no es otra cosa que carriles exclusivos de transporte público,
  11. ahora perderemos la Costanera Norte por la ampliación del aeroparque (en los tres ejemplos viarios mencionados participó como paisajista Carlos León Thays II),
  12. la Villa Roccatagliata convertida en un mísero ratón entre las fauces de un gigantesco felino de hormigón,foto 4
  13. el descuartizamiento del monumento a Colón como el de un actual Túpac Amaru y la demolición de su basamento a pico y pala (más un martillo neumático para facilitar el trabajo) como Tutmosis III quiso desaparecer las imágenes de Hatshepsut (y ya que estamos, arrasemos también a la Plaza Colón -hace poco tiempo declarada MHN junto al remarcable conjunto de la Casa Rosada- y al Parque Colón y al Paseo Colón y hasta el nombre que llevan desde hace una centuria y cuarto), y al patrimonio arqueológico que subyace en esa área,foto 5
  14. luces led de colores proyectadas de noche sobre ciertas estatuas impidiendo la cabal percepción de sus materiales originales proyectados por los escultores (como el blanco mármol de Carrara),
  15. importantes monumentos ennegrecidos como chimeneas cubiertas de hollín,
  16. el loco e increíble y patético desmadre del Zoológico (y como siempre se aprovecha el 2 x 1 liquidemos también a los animales),
  17. la apariencia de carpa de circo del Palais de Glace con su nueva pintura exterior, foto 6
  18. el Planetario como feria de diversiones cósmicas-marcianas (sumado al daño que la iluminación artificial produce en la flora y fauna del parque), foto 7
  19. la “modernización” de la entrada del Jardín Botánico por Avenida Santa Fe, foto 8
  20. el único pabellón de Centenario que nos queda ¿devendrá en el SUM o en un mini shopping de las cuatro torres que se construirán en donde había un hermoso jardín del Regimiento N° 1 Patricios?
  21. las continuas “puestas en disvalor” de las plazas porteñas, alterando el diseño original, suplantando el mobiliario histórico, sin respetar ni cuidar a la vegetación existente, introduciendo actividades incompatibles con una obra de arte,
  22. las sucesivas intervenciones en un mismo espacio verde, despilfarrando el dinero de todos -ejemplos de dos escalas diferentes: plaza Emilio Mitre y plazoleta Portugal-, con intervalos de pocos meses entre una y otra,
  23. la Plaza Seeber (obra maestra de Benito Carrasco) convertida en una caricatura de un parque navideño del hemisferio norte,
    foto 10 foto 11
  24. Nuestro patrimonio arbóreo está siendo diezmado de manera sistemática en todas las comunas. En los últimos años el GCABA está destruyendo nuestros árboles de alineación, de plazas, estaciones de ferrocarril y bulevares, por mutilación, mochado, tronchado, terciado y tala. No se salvan ni el bello jacarandá, ni el añoso aguaribayni el magnífico ombú, ni siquiera los árboles históricos.
  25. y ahora, la Plaza de Mayo se transforma siguiendo un proyecto desconocido cabalmente por la sociedad. En años pasados la hemos defendido de similares ataques y hemos logrado conservarla…hasta hoy…
Además de los desproporcionados gastos en dinero que este tipo de obras conllevan y que los solventamos entre todos, por la ignorancia y la soberbia de momentáneos funcionarios, y por profesionales cómplices de esos hechos delictivos, estamos cada día perdiendo nuestra identidad como pueblo al que los bienes materiales e intangibles conforman.
Vamos perdiendo a Buenos Aires ya que el balance favorece ampliamente a los destructores culturales, pues a algún que otro logro aislado -como el salvataje de la Plaza Intendente Alvear- le siguieron injustas y millonarias demandas judiciales a los vecinos que queremos conservar lo que es nuestro. Tal vez hayan creído y todavía crean que vamos a callar y dejar que la ruina caiga sobre nuestro patrimonio cultural. Sirvan estas palabras para demostrarles lo contrario. Somos muchos quienes donamos nuestra energía, nuestro conocimiento, nuestro tiempo y nuestras ganas a los funcionarios de turno para asesorarlos en los temas específicos que desconocen y les decimos que no vamos a bajar los brazos dejándolos actuar incorrectamente, sino que alzaremos nuestras voces documentadas para informar sobre lo que está pasando.
¡Y pensar que hay todavía quienes quieren presentar a Buenos Aires para integrar la Lista del Patrimonio de la Humanidad! ¿Con sus principales valores subvertidos? ¿Al tiempo que la mayoría de las ciudades del mundo están tratando de proteger su pasado?
Las huestes de Atila siguen asolando el suelo patrio, robándonos la riqueza que es de todos nosotros, aquel “verdadero pueblo” al decir de Sarmiento cuyas premonitorias palabras tienen más actualidad que nunca: Civilización o barbarie.
Escribo estas líneas con el dolor a flor de piel que me provoca tanto desatino. Esperemos que esta vez sólo sea una confusión momentánea y que el arrepentimiento envuelva a los responsables de este atropello, devolviéndole la vida al patrimonio atacado, abonando los culpables con el dinero de sus propios bolsillos la tan necesaria vuelta atrás.
Y, además, que los funcionarios que tienen que proteger todos estos bienes, se pongan las pilas y trabajen como deben. Hace un año y medio que solicité a la Comisión Nacional de Monumentos la declaración del conjunto de los parque diseñados y construidos por Carlos Thays, con la adecuada fundamentación. Dicen que están trabajando…infinitas reuniones pero ningún resultado concreto.
La Ley 4830, promulgada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en diciembre de 2013, establece las penalidades que deberán sufrir quienes destruyan el patrimonio cultural de la ciudad. En realidad, estuvo pensada para castigar a los vecinos, turistas, profesionales y empresas que arruinan lo que se debe preservar. Pero ¿y si los que lo destruyen son los propios funcionarios del gobierno -sea este local o nacional o ambos en conjunto-, deberían tener esas mismas penas o, dado que son responsables de cuidar lo que es de todos por nuestra delegación ciudadana de poder (y encima les pagamos sueldos), otras más agravadas?
Los organismos creados ad hoc (como la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y Bienes Históricos; la Dirección de Interpretación Urbanística; la Dirección de Patrimonio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, así como los respectivos de cada provincia argentina), deben respetar y hacer respetar, cuidar, proteger, restaurar, los bienes patrimoniales bajo su tutela y no -como estamos viendo- destruirlos y avasallarlos.
Por ejemplo, ante los desmanes largamente anunciados por disolventes sociales a realizarse en la Plaza Congreso en estos días, ¿no hubiera sido esperable que esos organismos solicitaran un vallado efectivo y una guardia realmente preparada alrededor de ese Lugar Histórico Nacional para proteger su integridad, la de la vegetación, de las estatuas y monumentos, del mobiliario urbano? NADIE tiene el derecho de devastar lo que es de todos.
Una sociedad que destruye su basamento material, cae en el vacío: los edificios o parques o centros históricos son los documentos del pasado que fueron dando forma a nuestra identidad como Nación. Otros bienes intangibles nos proveyeron de principios morales que no debemos olvidar, sino honrar y enaltecer con nuestro accionar cotidiano.
¿PARA QUE SE DICTAN LEYES QUE LUEGO NO SE CUMPLEN?NO PERTENEZCO A NINGÚN PARTIDO POLÍTICO.SÓLO AL PARTIDO DEL PATRIMONIO
Diciembre de 2017
Agradezco la colaboración de Graciela Fernández, Marcelo Magadán, Mario Chiesa, María Angélica Di Giácomo, Santiago Pusso, María del Carmen Magaz y a mi nieta que me enseñó como “poner en valor” una obra de arte.

Defensa de la plaza Intendente Alvear y persecucion del Gobierno de la Ciudad a los Ciudadanos defensores del patrimonio.



CNN, Sonia Berjman con Patricia Janiot


Si quiere apoyar a Sonia Berjman, por favor, entre a este link y firme el petitorio:
https://www.change.org/p/juan-pablo-piccardo-desista-de-la-demanda-por-24-millones-contra-la-dra-sonia-berjman-to-desist-from-the-claim-for-usd-3-million-against-sonia-berjman-ph-d